El precio es lo que se paga, el valor lo que se obtiene

Agua y Diamante

Decía Oscar Wilde que un cínico es un hombre que sabe el precio de todo y el valor de nada. Nos gusta pensar que no es nuestro caso y que siempre miramos el valor de las cosas antes que el precio, pero no en pocas ocasiones acabamos valorando un artículo por su precio o peor aún: considerando que la única diferencia entre dos productos es su precio.

valorEsto último nos sucede a todos cuando vamos a comprar un artículo que no conocemos bien y es habitual en el mundo de la piscina. Nos puede suceder, por ejemplo, cuando pensamos en comprar un clorador salino y elegimos entre dos modelos de distinto fabricante. A priori ambos cloradores realizan la misma función: generan cloro a partir de sal evitándome tener que ir a comprar pastillas o dosificarlas en la piscina. Por tanto sólo tenemos que mirar el precio…O quizás no?


Un profesional del mundo de la piscina nos diría que no todos los cloradores salinos son iguales
y lo cierto es que a la larga un equipo barato puede acabar saliéndonos caro a base de recambios de células de titanio.

En ocasiones nos ha llegado una comunidad que firmaba un contrato de mantenimiento de su piscina con varios años de permanencia a cambio de un clorador salino y cuando le preguntamos por el modelo la respuesta es “No lo sé, uno. ¿No son todos iguales?”.

Podríamos responder con una pregunta: ¿Son todos los coches iguales? ¿Son todos los televisores iguales? Ciertamente no, y la diferencia entre dos televisores, como todos sabemos, no es sólo el precio.descarga

El problema viene cuando dicha comunidad ha contratado ese servicio de mantenimiento, por varios años, a cambio de un clorador salino de baja calidad, que no se corresponde al tamaño de la piscina y que va a tener que trabajar a máximo rendimiento, con los consiguientes problemas de averías, necesidad continua de recambios y que incluso, en ocasiones, resultará que ni siquiera es capaz de dejar el agua transparente y  ¡tenemos que seguir dosificando con cloro!

En estos casos, es probable que dicha empresa, que no ha sido del todo sincera con nosotros acerca del “regalo”, preste un servicio no tan serio y profesional como habríamos esperado.

Y ahora que lo mencionamos, ¿Son iguales todos los servicios de mantenimientos de piscinas? En muchas ocasiones sólo valoramos dicho servicio por el socorrista que nos ha tocado, ya que es lo que más vemos y la parte que parece tocarnos más de cerca. Pero no nos percatarnos de la importancia, para nuestra salud, de la calidad del agua en la que vamos a bañarnos. Por no mencionar en los gastos extras en los que podemos incurrir por un incorrecto cuidado de los elementos de nuestra depuradora, así como del vaso de la piscina.

2b46dea04fdb9293d6f36f62002645bb

Entonces ¿Cómo podemos identificar si un mantenimiento es o no de calidad?

Algunos aspectos que debemos averiguar sobre la empresa son:

  • ¿Cuántas visitas realiza el técnico a la instalación? ¿La frecuencia de las visitas se adapta a las características de nuestra piscina?¿Están garantizadas esas visitas? ¿Tendré un justificante o parte de trabajo firmado por el conserje del edificio para comprobar que son reales?
  • ¿Incluyen la mano de obra en caso de instalarme un equipo? (por ejemplo una escalera, una bomba, un filtro, un clorador salino, etc.) Este tipo de costes pueden convertir un servicio de mantenimiento, en apariencia barato, en un goteo constante de recibos.
  • ¿Tiene la empresa suficiente experiencia en el mantenimiento de piscinas? Debemos tener presente que si la empresa está en sus primeros dos o tres años de vida, somos su conejillo de indias hasta que aprendan a realizar un buen servicio de mantenimiento.
  • ¿Los empleados, socorristas y maquinistas están dados de alta correctamente? Exige el TC2 o la relación nominal de trabajadores que justifica que los empleados están contratados.
  • ¿Tiene la empresa referencias de alguna de las instalaciones donde es responsable del mantenimiento? Generalmente habrá que escuchar la opinión de administradores, vecinos…
  • ¿Tiene página web? ¿Está en redes sociales? ¿Es posible dejar una reseña con nuestra opinión sobre dicha empresa en Google? Una empresa que se expone a las críticas es una empresa que confía en lo que ofrece.
  • ¿Están bien detallados en el contrato los servicios que va prestar la empresa? Debemos alejarnos de contratos ambiguos en los que no tenemos claro los compromisos de la empresa así como los gastos añadidos que puedan surgir. ¿Está incluida la instalación de la lona? ¿Y el servicio de botiquín? ¿Incluye la desinfección de playa y platos de ducha? ¿Si se me rompe el motor me dejarán uno de préstamo mientras se repone o repara el antiguo?
  • ¿Tienen personal capaz de realizar reformas en la piscina o son meros mantenedores? Una empresa con experiencia en reparación de filtraciones, cuadros eléctricos, instalación de cloradores, cambios de la piedra de coronación, reformas de la playa de la piscina, y actuaciones similares, va a dar un mejor trato a nuestras instalaciones y va a conocer qué actuaciones pueden prolongar la vida útil de nuestros equipos.

Una prueba de fuego sería averiguar si dicha empresa construye piscinas: si son capaces de construir o instalar una piscina con su depuradora y sus conducciones, entonces tenemos garantizado que dicha empresa tiene personal cualificado para resolver las incidencias que nos puedan surgir.

Esta es sólo una pequeña muestra. Por supuesto que si tenemos un buen administrador de fincas este puede orientarnos para diferenciar qué empresas ofrecen un buen servicio y cuáles tienen el precio como único argumento para contratar sus servicios. Como dice Warren Buffet: el precio es lo que se paga, el valor lo que se obtiene.

Y cómo no, ya sabes que estás invitado para hacernos cualquier consulta que puedas necesitar, estaremos encantados de ayudarte.

mantenimiento de piscinas

Piscinas Iguazú

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *