¿Qué es la deshumidificación de una piscina?

deshumidificacion-piscinas

¿Seco o húmedo? muchas veces sentimos que se nos reseca la nariz al respirar cuando el ambiente es muy seco, o que se nos riza el pelo en una estancia donde hay una humedad excesiva. Si tienes una piscina climatizada o vas a tener una, debes saber qué es la deshumidificación. Nosotros te lo contamos. 

Suele pasar, el ambiente es muy seco, te raspa la garganta, tus ojos pican… Y también sucede al contrario, notas que sudas más, que tienes la ropa como mojada, que se te riza el pelo… Y apenas nos damos cuenta, pero desde luego, no estamos cómodos.

Como sabes, la humedad del aire se mide en %. Así, una humedad relativa del aire por debajo del 60% produce un ambiente seco, mientras que por encima del 70%, el aire se satura, cuesta más respirar y hasta favorece la proliferación de mohos.

Si ya decidiste tener tu piscina climatizada, es momento de crear el ambiente idóneo y el grado de confort en que vas a disfrutar tu momento piscinero.

El calor producido por la climatización, se condensará en paredes y cristales. Y la sensación es muy incómoda, además de las filtraciones, el deterioro de los muebles y las paredes… Lo mejor, un ambiente ni demasiado seco ni demasiado húmedo. Y ¿qué necesito para conseguirlo? Un sistema de deshumidificación, claro!

Sistemas de deshumidificación

Como ya supones, estos sistemas son dispositivos que generan una higrometría óptima en el espacio dedicado a la piscina climatizada. Los hay de diversos tipo y suelen clasificarse en diferentes categorías.

Antes de decidir cuál es el idóneo para tu instalación, nuestro consejo es que te pongas en contacto con un especialista para que te asesore sobre lo que necesitas, ya que hay una serie de parámetros que se deben tener en cuenta a la hora de elegir. No te gastes el dinero dos veces…

Según el reglamento en vigor RITE sobre instalaciones térmicas y el Real Decreto 742/2013 que establece los criterios técnico-sanitarios de las piscinas, la humedad del aire en el interior del espacio de la piscina debe estar por debajo del 65%. Y para conseguirlo y poder controlar la condensación, es necesario la deshumidificación el ambiente.

Tipos de deshumidificadores

Hay un par de categorías: los que se montan como una consola -las hay móviles y empotradas- o los que están construidos mediante un sistema de tubos o conductos. Los primeros suelen ser siempre más económicos porque son más fáciles de instalar. Pero cuentan con el inconveniente estético, ya que dejan a la vista el dispositivo. Si son empotrados, necesitas un espacio para su colocación y desde la piscina sólo verás la rejilla. Suelen ser los que más se instalan (en espacios no superiores a 40 metros cuadrados).

La segunda opción siempre es más cara (suele instalarse en grandes piscinas), porque se montan en techos o en el suelo, y claro, hay que hacer obra! La ventaja es que no son visibles y que suelen ser algo más efectivos porque se distribuyen por toda la instalación.

Cuando te subes al coche en invierno y se te empañan los cristales, ¿qué haces? Pones aire seco y caliente para quitar la humedad ¿verdad? Pues de una manera parecida funcionan los sistemas de deshumidificación. Y haremos pasar por ellos el aire caliente de la piscina, que se enfriará para evitar la condensación en las paredes del recinto.

deshumidificación piscinas

Cómo funcionan

En realidad, un deshumidificador es una bomba de calor no reversible que elimina parte del agua que lleva el aire del ambiente de la piscina climatizada -el agua de la condensación-.

Ese aire se enfría y pasa por una batería condensadora que luego impulsa el aire, ya seco, hacia la instalación. De esta manera siempre estaremos retroalimentando el aire con el calor correspondiente a la energía consumida por el sistema.

Consumo de energía

Evidentemente, tener otro dispositivo de deshumidificación conectado para mantener una piscina climatizada, supone un gasto energético. Para limitar el efecto de la evaporación y un consumo excesivo, cuando no se use la piscina, es muy acertado poner un cobertor e incluso mejor una lona térmica.

Si hay algo de ventilación exterior -la instalación no es totalmente hermética- procura aprovecharla cuando la humedad del aire sea más baja del 60% y la temperatura más o menos alta.

En cambio, si abrimos alguna ventana en la piscina y fuera hay una baja temperatura y una humedad relativa muy alta, necesitaremos mucha más energía para mantener nuestra piscina. Mucho ojo a cómo manejas esto de la ventilación, porque en muchas ocasiones, estaremos dejando escapar energía por la ventana. Es decir, tu dinero!!

Piscinas Iguazú

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *